March 8, 2021

¿Cuánto puedes pagar de renta?

Todos soñamos con independencia y tener un lugar propio, y cuando conseguimos un ingreso adecuado lo más sencillo es rentar, ya sea en soledad o acompañados de roomies… ¿Sabes qué debes de tomar en cuenta a la hora de tomar esta decisión?

Autor:
Hogares Unión
Categoría:
Economía

Es probable que no te lo hayas preguntado… Lo más seguro es que si tienes el dinero disponible, y quieres vivir en una colonia bonita, estés pagando la renta que sea que te pidieran al mostrarte el lugar… ¡Pero no le quites posibilidades a tu futuro! Entérate por qué.

  • 50 - 30 - 20

Sí. Puede que tu departamento se encuentre en la zona de restaurantes, o que tus vecinos sean muy lindos, o que compartas el piso con extranjeros, para así poder practicar tu segundo idioma… Pero si estás usando —por ejemplo— la mitad o más de tu salario en renta, ésa propiedad le está restando beneficios a tu vida.  

Según los expertos, el dinero que percibes mensualmente debe de dividirse en 3 partes: 50% para gastos básicos —como alimentos, pago de servicios y renta— 30% para gastos personales —ropa, entretenimiento y esparcimiento— y 20% para ahorrar. Dentro de estos porcentajes, tu renta no debería de exceder el 30% del total de lo que ganas, o de lo contrario podría meterte en problemas si tienes alguna eventualidad, o bien estaría nulificando tus oportunidades de salir a divertirte, o tomarte las vacaciones que tanto has soñado.

  • Crece con tus finanzas.

Rentar es la mejor elección en el corto plazo, claro. Te evita tener que afrontar gastos relacionados con mantener un inmueble, y es la mejor manera de ser independiente y tener un espacio propio. Si sigues el esquema 50 - 30 - 20 es también una excelente oportunidad para capitalizarte y poder viajar y vivir las experiencias que siempre has deseado. Eso sí, en el largo plazo puede ser una mala inversión: piensa que la tercera parte del dinero que percibes cada año se va a quedar con tu casero. Si todos los años adquieres más experiencia, permite que tu dinero también lo haga…

  • Viajar al futuro.

Mientras rentas, el ahorro que generas se convierte en un fondo que abre tus posibilidades de maneras impensables: Ése dinero puede ser invertido en el banco, o en un negocio, pero los grandes inversionistas normalmente eligen comprar inmuebles porque son de los pocos activos que nunca pierden su valor, y a diferencia de los muy limitados rendimientos bancarios, y la constante necesidad de capital fresco para emprender, las propiedades siempre son necesitadas por personas —que como tú— requieren un lugar para vivir, y por ello incrementan su valor en el mediano plazo, generando rendimientos como pocas otras inversiones. De nuevo, a partir de este ahorro —inclusive mientras pagas renta— tú puedes capitalizarte para reunir el enganche de una propiedad: Normalmente para poder abrir un crédito para casa se te pide el 30% del valor del inmueble, así que con constancia es muy probable que en unos meses estés listo para garantizar la estabilidad de tu futuro con un hogar que verdaderamente sea propio.

Haz cuentas. Percibe en qué lugar de este proceso de crecimiento te encuentras, y comienza a hacer planes: Antes de comenzar un gran viaje es necesario saber a dónde queremos llegar.