Qué pasa cuando utilizas el premio y el castigo para educar - Hogares Union

Qué pasa cuando utilizas el premio y el castigo para educar

2015-02-20 10:36:19¡
Errores-al-educar-a-tus-hijos

Los castigos y los premios no son herramientas educativas, por el contrario, alejan al niño de la responsabilidad de su vida, es decir, podrá convertirse en un adulto con conductas infantiles como la dependencia o el poco control de sus emociones.

Enseñar al niño a elegir que es lo mejor para él por convicción, con base a valores y no porque tenga que hacerlo para evitar ser castigado o para obtener un beneficio inmediato, parece ser lo que da mejores resultados, pensando en formar adultos responsables.

Cuando acostumbras al niño a premiarlo por cada cosa que hace, le estás enviando el mensaje de que lo que hace no tiene valor en sí mismo, que lo que importa es la recompensa, entonces hará las cosas para obtener ese beneficio y después te lo exigirá a cambio de hacer algo como tú quieres. En otros casos, puede ocurrir que el niño se sature y se vuelva apático ante el premio, prefiriendo no hacer lo que le pides.

En cuanto al uso del castigo, el niño hará las cosas por miedo para evitar ser sancionado y podrá tener una forma de ser doble, por decirlo de alguna manera, porque hará lo que quiere ocultándotelo y frente a ti se portará como tú quieres.

Un problema fuerte con los castigos, es que muchas veces el niño identifica como forma de llamar la atención de los padres el tener conductas negativas y tendrá cada vez conductas más inadecuadas y retadoras. Creando un círculo vicioso de mala conducta- castigo- mala conducta. Por lo que es necesario evitar caer en esta forma, pues siempre el trato con violencia genera más violencia.

Para educar en la responsabilidad, en lugar de premios y castigos, es mejor hablar de consecuencias. Para que el niño reflexione, es necesario hablar con él sobre las posibles consecuencias de sus actos, sobre como le pueden afectar a él y a otros. Al tomar una decisión el niño sabrá que hay una consecuencia positiva o negativa y tendrá que asumirla.

Algunos ejemplos de consecuencias:
La consecuencia de no dormirme temprano es que iré cansado a la escuela.
La consecuencia de no hacer la tarea temprano es que no podré ver el programa que me gusta antes de dormir.
La consecuencia de ahorrar el dinero y no gastármelo inmediatamente será que podré comprar algo que quiero y me gusta más, al terminar el mes.

Realmente lo que se pretende al educar con base en el buen amor, es que el niño cuando sea adulto pueda ser responsable, teniendo un manejo adecuado de sus conductas y emociones.

Te sugiero leer en este mismo blog: Cómo establecer límites adecuados.

Mtra. Elizabeth Calderón del Río
Ciencias de la Educación
Educación Familiar
Logoterapeuta
Próximos temas: Educación en valores. Cómo formar hábitos en los niños