Niños sobreprotegidos, hombres y mujeres dependientes - Hogares Union

Niños sobreprotegidos, hombres y mujeres dependientes

2015-07-03 13:14:29¡
Niños-sobreprotegidos,-hombres-y-mujeres-dependientes

Un buen número de mamás y papás tienden a exagerar en el cuidado que dan a sus hijos, resolviendo todo aquello que les acontece sin dejarlos muchas veces ni intentar hacer algo; la consecuencia es que forman adultos dependientes que no pueden tomar sus propias decisiones y que se muestran ante el mundo con una inseguridad constante en la vida.

Cuando se sobreprotege a los hijos el mensaje que se les está dando es: “lo hago yo porque tú no puedes”, por lo que los hijos siempre están en espera de que alguien les diga que hacer, quedando anulada su iniciativa hasta el grado de no querer intentar absolutamente nada.

Cierto que a los hijos entre más pequeños hay que protegerlos, pero algunos padres exageran esa protección en aras del amor y demuestran su cariño facilitándoles las tareas y evitándoles el más mínimo esfuerzo o contrariedad.

Como consecuencia de este estilo educativo los niños son dependientes de su progenitor y cuando llegan a ser adultos, sus relaciones entre amigos, compañeros y pareja tiende a ser de dependencia; no permitiendo ser al otro y queriéndolo controlar todo el tiempo.

Los adultos dependientes buscan protección de otros, adoptando fácilmente la forma de ser de ellos, porque no saben quiénes son y lo que quieren. Tienen poca tolerancia a la frustración y tienden a esperar que les resuelvan las cosas buscando esforzarse lo menos posible.

La protección extrema es considerada como violencia, puesto que se deja al niño sin las posibilidades de usar sus propios recursos y desarrollar habilidades que le permitirían ser un adulto independiente y satisfecho de sus propios logros.

Los menores requieren unos padres que confíen en ellos y les permitan ir resolviendo dificultades de acuerdo a su edad para desarrollar todo su potencial y de está manera, formarse como adultos seguros y autónomos.

Quiero recomendar a los papás y a las mamás que no se olviden de poner límites a sus hijos y de motivarlos a realizar aquello que ya puedan hacer. Continuar con su crecimiento personal para resolver sus conflictos y no dañar a sus hijos con conductas dependientes que los llevaran a repetir el mismo patrón.

El mejor regalo a los hijos es el de enseñarlos a hacer uso de su libertad con responsabilidad.

Mtra. Elizabeth Calderón del Río
Ciencias de la Educación
Educación Familiar
Logoterapeuta

logoedufamilia9@gmail.com

Temas siguientes: Educa en la igualdad y la equidad. ¡Aprende a divertirte con tus hijos!