¡Libérate, perdona ahora! - Hogares Union

¡Libérate, perdona ahora!

2015-04-29 17:37:06¡
perdón

En ocasiones nos sentimos lastimados cuando una persona hace o dice algo que no esperábamos, llegando incluso  a dolernos mucho, sobre todo cuando la persona es muy significativa en nuestra vida. Se experimenta una sensación de pérdida, de desilusión, sin embargo, la mayoría de las veces la persona no quería dañarnos, es posible que ni cuenta se dé; debido a que está intentando resolver sus propias dificultades y  reaccionando ante un suceso de acuerdo a sus carencias y limitaciones.

Perdonar no necesariamente es hablar con la persona y  reconciliarse con ella, tal vez ya ni la podamos o queramos ver; tampoco es olvidar la ofensa, es necesario tener ese inconveniente presente para no permitir que alguien más vuelva a dañarnos. Perdonar es liberarte de lo que sientes para ocupar tu mente y tu corazón con pensamientos y sentimientos más constructivos.

El principal beneficiado al dispensar el agravio es el que otorga ese perdón, pues se libera de la carga y atadura que produce tanto malestar e incomodidad, que lo único que hace es amargar la vida poco a poco. Guardando rencor y sacando resentimiento constantemente.  Perdiendo de esta forma la mayoría de las bondades que nos ofrece la vida a cada momento

Por lo tanto perdonar es dejar de estar rumiando en el pasado y permitirnos estar en el presente, viviendo con ligereza e intensidad. Es la decisión de soltar eso que me hace daño y que no merezco llevar cargando puesto que merezco estar en paz. Es un acto de generosidad al otro pero principalmente a uno mismo.

Para perdonar es necesario antes que nada darnos cuenta que una cosa es el hecho o lo que sucede y otra es la interpretación que cada quien le da a eso que sucede, entender esto es de suma importancia pues también el que se siente ofendido reacciona de acuerdo a sus propias carencias y limitaciones.

Ahora te invito a realizar el siguiente ejercicio para perdonar: cuando tengas un tiempo libre, por ejemplo, antes de dormir, o en un momento de tu fin de semana. Relájate y dedica un momento a estar contigo, trae a tu mente a alguna de esas personas que necesites perdonar, piensa en esa persona con compasión, dándote cuenta que esa persona es imperfecta como tú y que tiene en su vida sus propias batallas que vencer, decide perdonarla por aquello que te lastimo y mándale desde tu corazón el deseo sincero de que siga su camino porque tu seguirás el tuyo. Agradece lo aprendido después de  ese suceso y continúa ahora con tu camino, más ligero(a).

Mtra. Elizabeth Calderón del Río
Ciencias de la Educación
Educación Familiar
Logoterapeuta

logoedufamilia9@gmail.com

Temas siguientes: Aprendiendo a manejar el estrés. Cómo aumentar tu energía vital.