Errores comunes al tratar de limpiar nuestros muebles - Hogares Union

Errores comunes al tratar de limpiar nuestros muebles

2014-10-08 14:01:12¡
muebles-de-madera

Algo que puede volverse realmente desesperante a la hora de limpiar la casa, es tratar de deshacerse del polvo en tus muebles, pues a los dos minutos de haberlo quitado, ya está ahí de nuevo. En la mayoría de los casos, esto sucede por algunos errores que cometemos cuando al hacerlo, aquí te diremos cuáles son para que no te pase de nuevo.

Tratar de quitar el polvo con un plumero.

El plumero es un instrumento que si bien te puede ayudar a quitar telarañas o a llegar a los rincones más difíciles, también es un pésimo aliado a la hora de quitar el polvo de tus muebles, sobre todo porque al pasarlo por encima, este sólo esparce el polvo y lo hace volar, mismo que en unos segundos volverá a caer en tus  muebles. Una gran desventaja del plumero, es que guarda el polvo, por más que lo sacudas o lo laves, siempre quedarán residuos, por lo que al usarlo, ensuciará aún más.

Limpiar en seco.

Cuando el polvo es removido con algún trapo o plumero, lo único que se logra es que este se levante por el aire y vaya a refugiarse en algún otro mueble, pues su estructura es fina y muy volátil, cosa que no pasa cuando entra en contacto con el agua. Por esto, te recomendamos que al pasar el trapo por tus muebles, lo humedezcas un poco, así logrará atrapar el polvo en vez de esparcirlo por la habitación.

Rociar productos directamente.

Hoy la industria de limpieza nos demuestra que limpiar tu casa cada vez es más fácil y rápido, en el caso de los muebles, existen productos que ayudan a lustrar de alguna forma la madera, dejándola reluciente además de protegerlos. Si estos productos no se utilizan de manera adecuada, lo más seguro es que obtengas un resultado diferente. Lo recomendado es que los apliques en un trapo y luego este sobre los muebles, pues si los rocías directamente sobre el mueble, crearán una capa que envolverá el polvo, haciendo muy difícil su limpieza.

No reemplazar los trapos.

Sabemos que los materiales de algunos trapos y paños para limpiar llegan a ser muy resistentes, lavada tras lavada, el problema es que jamás se pueden limpiar al 100 por ciento, además que con el tiempo se desgastan y en vez de recoger el polvo, sólo generan más. Procura siempre tener limpios tus trapos y reemplazarlos constantemente.

Mantener unos muebles limpios, libres de polvo y esporas que pueden provocar alergias en quienes habitan tu casa no tiene por qué ser un dolor de cabeza si tomas algunas de estas medidas.